"Dibujos urgentes", retratos de víctimas y represores en un libro sobre juicios de lesa humanidad

Politica
Lectura

"Dibujos Urgentes" es un trabajo repleto de ilustraciones, crudas, inmediatas, que están ancladas con algunos textos, pero que según la descripción de las autoras, "están despojadas de

virtuosismo y esteticismo".

"No nos propusimos hacer metáforas o inducir el sentido. Creemos que con esas imágenes no tenemos más que agregar sobre los testimonios que presenciamos a lo largo de todos estos años", señaló Berekis en una charla con Télam.

Y al respecto, Doberti agregó que la idea es que estos dibujos tengan "un sentido coral" para que se complementen en un relato más amplio, que remite al horror del terrorismo de Estado que se revive en cada una de las audiencias.

Las autoras emprendieron esta tarea por pedido de la agrupación HIJOS y el Instituto Universitario Nacional del Arte (IUNA) para dar un testimonio de los juicios ante la imposibilidad de grabarlos, en función de una disposición judicial.

"Veníamos de los tiempos de 'si no hay justicia, que haya escrache' que HIJOS había sostenido en los '90. Entonces, lo que nos impusimos con ellos es que si no había registros audiovisuales, que hubiera dibujos de estas audiencias", fundamentó Doberti.

Ambas ilustradoras reconocen el carácter "movilizador" que posee esta obra, que tuvo un primer antecedente en la obra "Aquí se juzgan genocidas", que tuvo el auspicio de HIJOS y que contenía trabajos de esos primeros años.

Doberti es docente y trabaja en el IUNA, y Eugenia es una artista que llegó a esta experiencia tras completar un recorrido sobre su familia, victimizada durante el holocausto nazi.

"Durante años recorrí Europa, principalmente Hungría, donde rastreé los antecedentes de mis familiares paternos y maternos que murieron en los campos de exterminio. Cuando volví era otra persona y comencé a retratar a las víctimas y sobrevivientes de la Shoa que residían en Argentina", relató Eugenia.

Muchos de estos trabajos fueron exhibidos en exposiciones que se hicieron en la Universidad de las Madres, y varias de las Universidades Nacionales que se encuentran en el conurbano bonaerense.

Además, trabajaron retratando a víctimas de la dictadura en Uruguay en colaboración con organismos de derechos humanos de ese país.

La causa ESMA marcó el comienzo de esta actividad, en la que se conmovieron con los testimonios de las víctimas y los alegatos de los represores.

"Una declaración que a mí me movilizó mucho fue la que brindó Julio Alberto Poch en el juicio de los vuelos de la muerte. Comenzó con una actitud desafiante, altiva, y terminó su declaración apocado, acosado por las preguntas de la fiscalía y las querellas. Eso es lo que intenté reflejar en mis dibujos", indicó María Paula.

Por su parte, Eugenia recordó a experiencia de haber retratado al genocida Jorge Rafael Videla tres días antes de su muerte, cuando declaraba en el juicio del Plan Cóndor.

"Sentí que estaba cerca de su final. La sensación que me daba era la de un hombre que había perdido todo su vigor, pero que seguía aferrado a las justificaciones que siempre esgrimió", remarcó.

"Nos fuimos conociendo en la práctica. Una vez que comenzamos a ir a los juicios no pudimos dejar de hacerlo. Creemos que mientras haya juicios, vamos a seguir dibujándolos", puntualizaron.