Macri pidió que "el kirchnerismo no insista con políticas que no funcionaron"

Politica
Lectura

El presidente Mauricio Macri aseguró que se inaugura en el país "una etapa de aprendizaje para los argentinos y también una gran oportunidad para el kirchnerismo de
demostrar que tuvo un aprendizaje en estos cuatro años fuera del poder", y dijo esperar que el nuevo gobierno "no insista con políticas que no funcionaron, nos excluyeron del mundo, nos retrasaron y nos dividieron".

"Ojalá que esta etapa de ellos arranque con vocación de verdad, de diálogo, tolerancia e integración. Y, si no, hoy hay un grupo consolidado que representa a más del 40 por ciento de los argentinos, que estamos decididos a participar y ayudar pero también a poner límites a las cosas en las cuales no creemos", sostuvo al responder preguntas de usuarios de la red social Instagram, donde alternó definiciones sobre su futuro político con cuestiones personales y familiares.

La derogación del protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) y sus diferencias con el ahora ex Secretario de Salud, Adolfo Rubinstein; el desafío futuro de Juntos por el Cambio y su nuevo rol como "coordinador" de la oposición; las sensaciones a pocos días de dejar la Presidencia de la Nación; la crisis económica; y la intimidad de la familia presidencial en la Residencia de Olivos fueron algunos de los temas que abordó durante el contacto virtual con sus seguidores.

Acompañado por su esposa Juliana Awada, quien también aportó comentarios ante cada pregunta, Macri le explicó a un usuario por qué había decidido dar marcha atrás con la "decisión unilateral" del ahora ex funcionario del área de salud del Ministerio de Desarrollo Social: "Nosotros somos un equipo de trabajo. Desde el primer día yo aposté, al igual que en todas las cosas de mi vida, a trabajar en equipo, debatir y discutir. Fue una decisión unilateral del Secretario y eso está mal. Sin discutir el fondo de la cuestión, anulamos lo que se había hecho".

Al ser consultado por su futuro, insistió que su "compromiso" es "ayudar a coordinar a la oposición" para que "sigamos unidos en Juntos por el Cambio y que cada uno realmente pueda hacer su aporte" dentro de ese espacio. Y agregó: "Así como hemos hecho una gestión en función de construir, con todas las limitaciones, con todos los aciertos y los errores, también tenemos que hacer una oposición constructiva, responsable e inteligente. Ese es el desafío".

"Hoy Juntos por el Cambio es un espacio plural, donde está la Coalición Cívica, el radicalismo, el PRO y el peronismo republicano que va a liderar (Miguel Ángel) Pichetto, una gran incorporación y una gran alegría haberlo conocido. Él va a seguir y está más convencido que nunca. Tal vez en el futuro logremos un partido único, aunque hoy con un partido tan tradicional como el radicalismo no es tan fácil", sostuvo.

A pocas semanas de dejar la Presidencia, sostuvo que tiene "ansiedad" de que se "acelere el tiempo para poder tener una perspectiva más clara" sobre su paso por la Casa Rosada, porque los años en la gestión fueron tiempos de "vértigo", en especial "desde abril del año pasado, cuando empezó la crisis financiera, la sequía y empezaron todos los problemas económicos" en lo que definió como "un momento muy difícil para todos; para mí el peor momento que viví después de mi secuestro".

"Si me pongo a pensar mucho me agarra una tristeza... Fue muy complejo; el punto de partida era difícil y sucedieron muchas cosas. Hay que darle tiempo a lo que pasó para evaluarlo con perspectiva, teniendo en cuenta el punto de partida, las limitaciones, las cosas que hicimos bien y que hicimos mal. Se necesita tiempo", sostuvo ante otra pregunta, sobre los aumentos en las tarifas.

El mandatario aseguró que se lleva "muchas enseñanzas" de estos cuatro años, aunque destacó especialmente el haber "aprendido a conectarme más con más personas, a entenderlo más y poder seguir demostrando que se puede, que las cosas se pueden cambiar y que no hay límites a lo que podamos hacer si nos comprometemos".

En ese sentido, agregó que "eso es lo más lindo que pasó en estos años y se reflejó en el final de la campaña: un compromiso abierto y masivo como nunca antes se había visto en Argentina. Y esto es muy sano y significa que crecimos juntos, aprendimos, maduramos y que hay ganas de cambiar la historia y la realidad".

El intercambio con sus seguidores, que se extendió por más de quince minutos, incluyó también preguntas y respuestas sobre su vida en familia con Juliana Awada y Antonia, su hija menor, además de revelaciones sobre sus gustos musicales; su admiración por líderes como Mahatma Gandhi, Domingo Sarmiento, Nelson Mandela y José de San Martín y por deportistas como Diego Maradona, Lionel Messi y Guillermo Vilas.

También reveló cómo ocupará su tiempo libre cuando deje la Casa Rosada: "Voy a disfrutar de la familia, los amigos, el deporte, el cine y retomar la lectura que tenía abandonada. Todas mis lecturas eran informes de gestión. Voy a aprender a cocinar, porque si aprendés cosas nuevas te mantenés joven", remató el Presidente.