Creen que a la mujer del albergue la colgaron del ventilador

Policiales
Lectura
La autopsia al cuerpo de la joven de 27 años que ayer fue hallada muerta en la cama de un hotel alojamiento del partido bonaerense de Tres de Febrero confirmó que
falleció por "estrangulamiento a lazo" y se investiga si la ahorcaron con una cinta que pendía del ventilador de la habitación, informaron fuentes judiciales y policiales.

En tanto, los investigadores buscaban esta tarde como principal sospechoso al actual novio de la víctima, quien fue ubicado en la escena del crimen mediante una tobillera electrónica que tenía colocada por una denuncia por violencia de género de otra mujer y que él se la quitó al salir del albergue transitorio.

Los forenses de la Policía Científica que practicaron la autopsia confirmaron lo que ya habían visto los médicos que recolectaron el cadáver, es decir, que Gisella Fasanella (27) murió estrangulada.

Un vocero judicial reveló a Télam que, de acuerdo al informe preliminar que recibió la fiscal Marcela Costa, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de San Martín, la causa de muerte fue un "paro cardiorrespiratorio traumático" por "asfixia" con un mecanismo de muerte de "estrangulamiento a lazo".

"El surco de ahorcadura que presenta la víctima es incompleto, es decir, que no quedó calcado en toda la circunferencia del cuello, sino que quedó con la nuca libre. Eso nos indica que la mujer pudo haber estado colgada", explicó a Télam un investigador judicial.

Por ello, la fiscal Costa puso especial interés en una cinta que quedó colgada en el ventilador de la habitación y que podría ser compatible con el lazo con el que estrangularon a Fasanella.

Ese elemento fue secuestrado por Policía Científica y se ordenaron peritajes para ver si su ancho coincide con el del surco de ahorcadura.

En la autopsia, los médicos también le informaron a la fiscal que hallaron lesiones en el recto "compatibles con acceso carnal", según señala el informe.

En la escena también se secuestraron muchos elementos de interés que serán peritados para intentar hallar huelas digitales y ADN del hombre que estuvo con la víctima.