Carlos Melconian: "Ganara Macri o Alberto, las cosas que hay que hacer son las mismas"

Economia
Lectura
que es “imposible” pagar la deuda en 2020. “Si miramos cuantitativamente lo que se llama el flujo de caja de argentina en 2020, entre ingresos y gastos, es imposible”, aseguró al ser consultado sobre los dichos del presidente electo, Alberto Fernández, sobre la imposibilidad de pago.

“Si miramos cuantitativamente la deuda no era honrable en el 2020, no por deseo de no honrarla o por el deseo de declarar el default: sin acceso a los mercados voluntarios de capitales, esta deuda tiene un conflicto desde antes de las PASO”, analizó Melconian en una entrevista con el periodista Luis Novaresio (A24).

Refiriéndose a los desafíos del equipo económico que forme Alberto Fernández a partie del 10 de diciembre, Melconian dijo que “el cepo llegó para quedarse” y anticipó que “va a ser muy difícil ir a una baja drástica de la inflación”, aunque “en el corto plazo no hay riesgo de hiperinflación... pero no jodas”.

"Le dije al presidente Macri que era la deuda no era honrable”, contó Melconian, quien dijo que sus ideas no fueron escuchadas por el gobierno actual. “Hasta abril tenés una suerte de negociación pero después, si Argentina no lo tiene resuelto, entrás en una cosa más formal. Si me sacás de la semántica, Argentina no paga todo lo que vence y ponele el nombre que quieras… al default todavía no llegamos”.

Los economistas coinciden: el cepo al dólar de Macri seguirá con Alberto Fernández

El economista cree además que la crisis económica actual era inevitable y las soluciones son “las mismas”, gobierne quien gobierne. “Ganara Macri o Alberto, las cosas que hay que hacer son las mismas”, dijo. “Podría decirte desde el punto de vista profesional y diagnóstico que argentina tiene que volver a crecer. El consumo interno como parte del PBI es muy importante, pero además de su consumo interno, tiene que venderle al mundo, y eso está complicado”, agregó.

Melconian cita como ejemplos de soluciones “la dolarización, pero los mismos que no quieren pesos tampoco quieren dolarizar”. “El 2003 hubiera sido un buen momento para lanzar un programa integral en vez de aprovecharse de la herencia recibida. En el otro extremo, en el 2015, estaban cero preparados para un programa”, relató. “Más allá de que cometieron el error de poner en práctica una política económica inadecuada y tomar deuda. En 2019, vamos a tener un buen diagnóstico y después vemos cómo sale la historia, porque cada presidente dejó una situación más complicada que el anterior”.

D.S.