López Obrador resiste la presión de quienes exigen una "guerra abierta" contra el crimen organizado

Internacionales
Lectura
El presidente de México, Andrés López Obrador, desalentó este miércoles a quienes, desde el exterior y el ámbito doméstico, lo impulsan a declarar una guerra abierta contra el crimen
organizado, que hundió al país en el estupor por la crueldad de sus últimas operaciones y matanzas.

Esa masacre fue la última de cuatro perpetradas en las últimas tres semanas en distintos puntos del país, con un resultado de 39 muertos, incluidos 13 policías, lo que intensificó las críticas contra la postura del gobierno, con blanco en el ministro de Seguridad Pública, Alfonso Durazo.

La matanza de este martes entre los estados de Sonora y Chihuhua, una zona inhóspita cercana a la frontera con EEUU, llevó al presidente Donald Trump a ofrecer ayuda militar a su colega López Obrador para combatir a los carteles de la droga, una propuesta que el mexicano agradeció pero rechazó con amplios argumentos.

"Ahora se da este hecho lamentable, doloroso, de la familia LeBarón. Duele mucho, perdieron la vida niños, pero ¿vamos a querer resolver el problema declarando la guerra? En el caso de nuestro país, se demostró que eso fue un fracaso, ocasionó más violencia el actuar así", dijo el presidente mexicano.

“Entonces, le agradecemos al presidente Trump su disposición de apoyar y al mismo tiempo le agradecemos que sea respetuoso de nuestra soberanía", añadió.

López Obrador ya arrastraba con críticas por haber ordenado el mes pasado a las fuerzas de seguridad que liberaran a un hijo del narcotraficante Joaquín Chapo Guzmán, quien minutos antes había sido detenido y sobre quien pesaba orden de extradición desde estados Unidos, con el argumento de que de esa manera se evitó una masacre.

La orden de liberación del hijo del capo del narcotráfico llegó cuando grupos del crimen organizado rodeaban a las fuerzas de seguridad, en medio de un levantamiento en Sinaloa.

Varios opositores y editorialistas levantaron sus voces para denunciar una rendición del Estado frente al poderío de las armas de los cárteles del narcotráfico, pero López Obrador se mantuvo en su posición de que lo mejor es ahorrar vidas.

“El conservadurismo es muy dado a eso, es un pensamiento fascistoide, todo lo quieren resolver con el uso de la fuerza; se olvidan que la violencia no se puede enfrentar con la violencia, o el mal con el mal", respondió el presidente a los cuestionamientos que crecen ahora tras la masacre de la familia Le Barón.

"Nosotros pensamos que lo más importante es la vida, el cuidar la vida de todos, la vida de los militares, de los presuntos delincuentes y de los civiles”, completó.

A las presiones internas, se suman las que vienen desde el exterior, como es el caso de un editorial del Wall Street Journal, que insiste con la teoría de la "rendición" del estado frente a los carteles de la droga.

Según el editorial, aunque los detalles de estos asesinatos sean impactantes en México, donde los homicidios llegaron a 36 mil en 2018, son cosa de todos los días.

Añade que Sonora y Chihuahua "son cruciales para los cárteles por su acceso a Estados Unidos y al gigantesco mercado estadounidense de las drogas ilícitas".

El rotativo citó al senador por Nebraska Ben Sasse, quien dijo que "la dura verdad es que México está peligrosamente cerca de ser un Estado fallido", y advierte que esa afirmación es acertada.

La estrategia de López Obrador de iniciar un proceso de pacificación con el crimen organizado, y adoptar modelos de justicia transicional que respeten los derechos de las víctimas, no es sino una "rendición, y los cárteles han recibido el mensaje y pasado a la ofensiva", sostiene.

Cita también un reporte del Consejo de Relaciones Exteriores según el cual los estadounidenses gastaron casi 150 mil millones de dólares en 2016 en cocaína, heroína, cristal y marihuana, la mayor parte proveniente de la frontera con México.

"El dinero de la venta de drogas permite a los cárteles sobornar a las autoridades de procuración de justicia en ambos países", alerta el diario.

En cuanto a la investigación por el crimen de los mormones, el ministro Durazo dijo que el convoy, integrado por dos camionetas, en el que viajaba la familia LeBarón "pudo haber sido confundido por grupos delictivos que se disputan el control en la región".

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS