El BCRA pierde poder de fuego y se disparan los dólares que esquivan el cepo

Economia
Lectura

En la recta final de cara a las elecciones presidenciales, el dólar consolidó su tendencia alcista, a un ritmo gradual en el mercado oficial, mientras que las cotizaciones en el paralelo se dispararon, en un contexto donde el mercado financiero empieza a dudar del poder de fuego del Banco Central y pone duda en la “pax” de las próximas semanas.

El dólar para la venta minorista cerró ayer $ 60,73, según el promedio del BCRA, el valor más alto desde el récord de $ 62,03 del 30 de agosto último. Así trepó en una semana 42 centavos. En el terreno mayorista, la divisa finalizó a $ 58,35, o sea, una suba semanal de 30 centavos, contenida por las restricciones cambiarias, y por la activa intervención del BCRA que en la semana vendió entre US$ 100 y US$ 150 millones diarios.

Salto. La mayor alerta llegó porque se disparó esta semana la cotización de los dólares paralelos. El dólar Contado con Liquidación (CCL) –que surge de la compraventa de bonos y acciones que se liquidan en el exterior– evidenció un nuevo récord ayer al superar durante la jornada los $ 75, con lo cual la brecha con el oficial se ensanchó a casi 29%, aunque luego cerró en $ 73,79.

“A 75 pesos aflojó y mucho la demanda. No convalidan precios muy altos por ahora”, comentó Mauro Mazza, de Bull Market Brokers. Y también el dólar bursátil (se liquida en la Bolsa local) aceleró su ritmo y quedó en $ 70,87.

Asimismo, el dólar blue también tuvo un salto grande en la brecha con el oficial al tocar durante el día un pico de $ 67,75 aunque luego descendió hasta cerrar en $ 65,50. El financista Christian Buteler sostuvo que “pudo haber alguna operación de pure”, es decir, gente que aprovechando un precio más alto vendió en el blue para después comprar en el oficial.

Operadores consultados por PERFIL identificaron una combinación de causas que explicaron el crecimiento de la brecha entre el dólar oficial y los paralelos. Una es la escasa oferta. Al respecto, Buteler graficó que en el mercado paralelo está ocurriendo que “por cada US$ 10 que quieren comprar se tienen US$ 2 de venta, está pasando algo similar que con el mayorista, no hay oferta y eso acelera el precio, lo que muestra que a ocho días de las elecciones nadie quiere largar dólares, el que puede los aguanta”. Otro factor es el pago de bonos en pesos. Mazza planteó que “la dolarización se aceleró esta semana, principalmente pospago en pesos de los bonos TO26 y TO23 por el equivalente a unos US$ 210 millones; lo que tuvimos fue que un fondo de afuera no reinvirtió como hizo Pimco sus posiciones, y decidió salir del peso y eso generó una disparada del CCL”. Diego Martínez Burzaco, de MB Inversiones, acordó con ese análisis: “El jueves se pagaron intereses de dos bonos por unos $ 15 mil millones y eran tenidos por Blackrock y Templeton, y la forma de sacar esos pesos a dólares fue a través del CCL y el MEP (dólar Bolsa) y eso impulsó las cotizaciones”. Además, juzgó que el discurso de Alberto Fernández se ha vuelto más combativo, más beligerante respecto del capital, la deuda, qué va a tener que pasar y todo eso tiene una repercusión”.

Brecha y techo. En este contexto, los analistas auguran que la brecha entre el dólar oficial y los paralelos se seguirá expandiendo porque dudan del poder de fuego del Banco Central, de que pueda seguir vendiendo reservas, por lo que prevén que después de los comicios se profundizará el cepo. Esa versión insistente es el otro factor que impulsó los dólares paralelos.

Norberto Sosa, de Invertir en Bolsa, planteó que “en la medida que caen las reservas y el total de pasivos monetarios del BCRA no cae al mismo ritmo, la relación entre ellos aumentó y casi de manera matemática se transforma en el benchmark del CCL, sabiendo que por el momento no hay ingresos del FMI, lo que sabemos es que más rápido o más lento las reservas seguirán disminuyendo por los vencimientos de deuda”.

Esta situción, dijo, “lleva a dos posibles escenarios: 1) Si el BCRA utiliza reservas para controlar al oficial e intentar que el sendero de devaluación sea del orden del 3%, lamentablemente la brecha con el CCL seguirá aumentando, y podría llevarla a fin de año a 40%”. 2) Que el BCRA a partir del 28 deje que el oficial suba a un ritmo mayor, en ese caso la relación PM/Reservas subirá menos y entonces el CCL subiría también menos”.

Para Mazza, el CCL “puede tener un pico de $ 81, es probable que si lo alcanza, sea la semana próxima”, dijo, salvo que haya alguna sorpresa.

El BCRA suma un histórico experto en controles de cambio

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, aseguró que no se estudia profundizar el cepo cambiario. Sin embargo, en el mercado creen que luego de las elecciones presidenciales se acentuarán las restricciones. En este contexto, un fichaje en el ente monetario parece darles la razón. El financista Christian Buteler alertó que “el BCRA no aguanta dos semanas si la gente empieza a demandar para hacer pure (compra en el oficial y vender en el informal) porque no tiene dólares, el mercado descuenta que va a tener que bajar el tope de US$ 10 mil, es fuerte la versión de que lo aguantarán hasta la próxima semana, y luego el cepo se incrementará”.

Bull Market Brokers planteó que “esperamos que Macri, de perder, tome medidas con respecto al mercado de cambios por exigencia del kirchnerismo, Macri se concentrará en noviembre en comenzar la renegociación de la deuda local y cuidar las reservas por exigencia del próximo gobierno, lo que requerirá nuevas restricciones”.

Pablo Castagna, de Balanz, comentó que “a una semana de las elecciones los inversores no dudan en dolarizarse, las declaraciones del FMI hacen pensar que para confirmar el desembolso pendiente van a esperar al próximo gobierno, eso repercute en el nivel de reservas y sospechas de la necesidad de tomar nuevas medidas para frenar ese drenaje, y a más restricciones más aumentan las brechas de los diferentes tipos de cambio”.

En este contexto, BAE informó que el Banco Central recontrató como asesor a Jorge Rodríguez, ex gerente general de la entidad durante la gestión de Alejandro Vanoli en la institución, y un especialista en temas de regulaciones. Un broker destacó a PERFIL que “es la persona que más sabe sobre el tema.