Juan Maldacena volvió a la UBA y cautivó al hablar de agujeros negros

Tech & más
Lectura
cálculos, el intercambio con otros investigadores y la lectura de artículos científicos, el físico Juan Martín Maldacena pasa sus diez horas laborales diarias en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton de Estados Unidos para tratar de descifrar alguna pieza nueva del rompecabezas de lo que aún se desconoce del universo. Sin embargo, eso no le impide volver a su país de origen. Ayer recibió el título de doctor honoris causa de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA y brindó una conferencia sobre agujeros negros y entrelazamiento cuántico.

“Estoy trabajando en los aspectos cuánticos de los agujeros negros, en cómo la información cuántica se ‘guarda’ en los agujeros negros, o cómo el espacio tiempo procesa la información”, explicó a PERFIL el físico que inició su carrera en la UBA y egresó del Instituto Balseiro de Bariloche. “Las leyes de la física –agregó– pueden ser pensadas como una gran computadora cuántica. La pregunta es si el espacio tiempo también se puede pensar de esa manera y cuáles serían las reglas”.

El interés de Maldacena por la investigación en los agujeros negros se debe a que son regiones donde el espacio y el tiempo están distorsionados en gran manera. “Si uno se mantiene fuera de un agujero negro, estos se comportan como otros sistemas físicos sujetos a leyes similares. Sin embargo, el interior es más exótico, la forma del espacio dentro de los agujeros negros depende de propiedades raras de la mecánica cuántica como el entrelazamiento cuántico”, describió.

El objetivo es intentar entender el comportamiento del espacio y el tiempo de una manera consistente con todas las leyes conocidas de la física: la de la relatividad de Einstein y la de la mecánica cuántica.

Uno de sus principales aportes de Maldacena es la conjetura o dualidad que lleva su apellido, que permitió establecer una relación entre la teoría cuántica de campos y la de la gravedad. Por esa contribución a la física teórica, recibió el año pasado la medalla Lorentz que entrega la Real Academia de Artes y Ciencias de los Países Bajos y también la medalla Galileo Galilei del Instituto Nacional de Física Nuclear de Italia.

—¿Qué significa el reconocimiento que le otorgó la UBA?

—Me recuerda los años en que iba a la facultad y comenzaba a estudiar física y matemática. En la UBA estuve dos años y medio. Recuerdo haber aprendido mucho. También me entusiasmé bastante con la matemática y hasta dudé en cambiarme de carrera.

—¿Qué preguntas faltan responder en su campo?

—Existen teorías que pueden describir ciertas situaciones en donde el universo no se expande. Pero todavía falta entender mejor la situación en donde el universo se expande, como lo hace nuestro universo. Lo más importante por descubrir es si hay una manera de describir el principio del Big Bang. Si hay una manera de explicar qué es el tiempo y cómo comenzó.

—¿Qué descubrimiento en física esperás o desearías que se produzca en los próximos años?

—Me gustaría entender bien cómo describir el interior de los agujeros negros. Dentro de un agujero negro el espacio colapsa en una especie de Big Crunch, una gran implosión. ¿Cómo describir qué sucede allí? ¿Pasa algo después de esta gran implosión o el tiempo deja de existir? Recientemente se han encontrado, en forma teórica, sistemas cuánticos relativamente sencillos que tienen propiedades parecidas a la de la gravedad. Los desarrollos en computadoras cuánticas nos ofrecerían la posibilidad de generar estos sistemas experimentalmente y explorarlos.

Ciencia para el desarrollo

“En la UBA estuve dos años y medio. Recuerdo haber aprendido mucho. También me entusiasmé bastante con la matemática y hasta dudé en cambiarme de carrera”, recuerda Maldacena sobre su paso por la Facultad. Para el físico teórico, la ciencia es muy importante para el desarrollo del país. “Los aspectos de la ciencia que investigo son importantes para entender mejor el universo en que vivimos. Muchos otros aspectos más prácticos de la ciencia son más importantes para el desarrollo. Tener gente que sepa resolver problemas, que entienda el funcionamiento de las leyes de la naturaleza es fundamental. Muchas veces al tratar de entender preguntas fundamentales uno encuentra relaciones inesperadas. Por ejemplo, los esfuerzos para tratar de entender el movimiento de los planetas en el cielo sirvieron para entender las leyes de la mecánica en la Tierra”, sostuvo.