Premian a dos científicas del Conicet que buscan mejorar los tratamientos contra el cáncer

Tech & más
Lectura
a desentrañar los mecanismos celulares del cáncer y buscan mejorar los tratamientos oncológicos actuales recibieron el Premio L'Oréal Unesco “Por las Mujeres en la Ciencia 2019” en colaboración con el Conicet. Sus trabajos en Ciencias de la Vida fueron elegidos entre más de 200 proyectos inscriptos, un récord en los 13 años de historia del premio. Ambas ganadoras recibieron una ayuda económica para poder continuar sus investigaciones en el país.

En la categoría principal, que reconoce la trayectoria de una científica de hasta 54 años, la ganadora fueVanesa Gottifredi, Investigadora del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires de la Fundación Leloir. En la categoría beca, que premia la formación y el desarrollo de una joven científica, recibió el galardón María Florencia Cayrol, Investigadora Asistente del Investigaciones Biomédicas UCA – Conicet.

“Siempre quise este premio, me presenté en seis oportunidades. Para mi es lindo porque me sitúa como abandera de una causa: exponer el trabajo de las mujeres en la ciencia, como una forma de lograr que más mujeres sientan que pueden”, le dijo Gottifredi a PERFIL. “Hay una decisión femenina de abrazar carreras relacionadas a la ciencia y la tecnología, sobre todo en Ciencias de la Vida. Al comienzo de la carrera se ven muchas mujeres, pero hay pocas en los niveles más altos, sólo el 10% llega a puestos de liderazgo. Hay que romper el techo de cristal”, agregó.

La quimioterapia sigue siendo el peso pesado contra el cáncer

Gottifredi se graduó como química en la Universidad Nacional de Salta, obtuvo un doctorado en biología humana en la Universidad La Sapienza de Roma, Italia, y completó sus estudios posdoctorales en biología celular y cáncer en la Universidad de Columbia, Estados Unidos. Asegura que desde chica le gustó la idea de hacer una carrera “en la cual se unen creatividad con metodicidad”, pero fue clave la influencia de un “un científico apasionado”: su papá Juan Gottifredi, investigador en química y ex rector de la UNSalta.

La investigadora recibió el premio L’Oreal –Unesco por su proyecto para identificar nuevos fármacos utilizables en el diseño de tratamientos de precisión para el cáncer de mama y ovario. “Nuestro foco está puesto en el ADN (ácido desoxirribonucleico), una molécula presente en todas las células. Allí está la receta de cómo mantener andando esa 'fabriquita' que es la célula y de cómo hacer otra célula. Ese proceso de división es largo, cada célula debe copiar los dos metros de ADN que lleva compactado en su núcleo. Ese sistema está fallido y es a propósito. Si el ADN se hubiera replicado sin errores desde el comienzo de la vida, no habría existido evolución. El cáncer también es un cambio pequeño en el ADN pero que salió mal”, explicó Gottifredi.

El laboratorio que dirige la investigadora se centra en el estudio de por qué cierta célula se mutageniza y se convierte en tumor. “Estudiamos cómo los procesos de cambio se controlan y cómo se pueden aprovechar para tratar el cáncer. En particular, en el proyecto que fue elegido la pregunta que nos hacemos es si en cáncer de mama y ovario hay ciertos cambios que son repetidos, si los podemos aprovechar en contra del cáncer, si podemos diseñar fármacos o intentar inducir cambios genéticos para que la flecha apunte a ese talón de Aquiles”, sostuvo la investigadora. “Cuanto más entendemos cómo matar específicamente una célula tumoral, más vamos a poder proponer tratamientos que no le hagan daño a las células sanas”.

Los casos de cáncer en Argentina crecerán 50% para 2035

En tanto, el proyecto presentado por María Florencia Cayrol se titula: “Efecto de la inhibición del receptor de membrana para hormonas tiroideas sobre la acción antitumoral de los rexinoides.Potencial Impacto en la terapia oncológica” y apunta específicamente a hacer más efectivas terapias antitumorales actualmente disponibles o en evaluación para las que se usa una droga conocida como bexaroteno.

“El laboratorio empezó trabajando con las hormonas tiroideas, que son las hormonas que están implicadas en el buen funcionamiento del metabolismo de nuestro cuerpo y también tienen que ver con el sistema inmune”, le contó Cayrol a PERFIL. “En mi doctorado trabaje con el linfoma, un cáncer de los linfocitos T, un tipo particular de células del sistema inmune. Encontré que las concentraciones fisiológicas normales de T4 y T3, que circulan en sangre, inducían al crecimiento y a la proliferación de células tumorales. Entonces, estudié por qué mecanismos se daban esos efectos y hallé que se daban a través de una proteína (integrirna AVB3)”, afirmó.

“En este proyecto en particular estudiamos una droga que se usa actualmente en la terapia para los linfomas cutáneos que llama bexaroteno. La toxicidad es muy baja pero como efecto secundario genera hipotiroidismo. A estos pacientes cuando se les da la droga antitumoral, se les da al mismo tiempo hormonas para que el sistema inmune funcione bien, pero nuestra hipótesis es que en esas concentraciones podría estar afectando la efectividad de esta droga”, explicó.

“Lo que nos preguntamos fue si inhibiendo la integrina AVB3 -mediante distintas técnicas- se podían moderar los efectos de T3 y T4 sobre las células tumorales. Proponemos mejorar la terapia y estudiar qué pasa en otros tipos de linfoma, y cáncer de mama ”, sostuvo Cayrol para quien el premio L'Oreal -Unesco significó un sorpresa. “Fue una alegría enorme. No lo esperaba porque este año se presentaron muchos proyectos. Es una ayuda para seguir adelante con mi proyecto”, concluyó.